EL REFUGIO DE SAN LORENZO "Hasta que hayas amado a un animal, una parte de tu alma estará dormida"
EL REFUGIO DE SAN LORENZO - El rol de las ONG
 

Inicio
Quienes somos y que necesitamos
Como apadrinar y ayudar
Operativos
Por qué esterilizar
Recital a beneficio y contrucción de la salita
En Adopción
Antes y después
Conseguimos un hogar
El rol de las ONG
Legislación
Padrinos 2010
Comprobantes 2010
Resumen de cuenta 2010
Comprobantes 2011
Padrinos 2011
Resúmen de cuenta 2011
Agradecimientos
Resúmen de cuenta año 2012

Éste texto que compartiremos con ustedes, fue incluido por la doctora MARTA DOBRY, en su Exposición realizada en el I Seminario Nacional sobre el Control Ético de la Fauna Urbana en Santiago de Chile, el 11 de noviembre de 2005.

 

La Doctora MARTA DOBRY es Médica especialista en psiquiatría. Integrante del Club de Animales Felices entre los años 1995 y 2004. Autora de diversos textos sobre temas vinculados con el control ético de la fauna urbana y co-autora de los libros: "Animales agresivos. Problemas, mitos, soluciones", “Una experiencia desde la función pública"; y "Almirante Brown cambia la Historia. Una experiencia comunitaria", de la Colección Fundamentos, editados por el Centro de Ambiente y Fauna.

 

En esta parte extraída la Dra. Dobry habla sobre las usuales respuesta que solemos encontrar cuando hablamos con una persona sobre temas relacionados con los animales y su correspondiente posición dentro de la cultura de una sociedad. Una de ellas es la que les asigna a las ONGs la responsabilidad de solucionar la situación de los animales sin dueño.

 

 

Veamos que dice la Dra Marta Dobry sobre este tema:

 

"Es cierto que –de hecho- desde hace muchísimos años un gran número de entidades protectoras -en algunos casos en forma institucional y en otros individualmente- lo vienen intentando (alojándolos, manteniéndolos, costeando su atención veterinaria y su castración quirúrgica y tratando de conseguirles hogares). Y también es cierto que debido a la inexistencia de políticas estatales preventivas en la materia se encuentran sobrepasadas, porque sus acciones pueden compararse a quien trata de vaciar un bote que está haciendo agua, con una cucharita…

 

Pero independientemente de eso, veamos la diferencia en el concepto:

 

" cuando una organización defensora de los Derechos Humanos denuncia violaciones a estos derechos, reclama leyes que los protejan, o –si ya existen- exige su cumplimiento, a nadie se le ocurre que a la entidad le corresponde llevarse a sus locales o a sus casas a las víctimas cuyos derechos fueron violados"…

 

" Del mismo modo, si Greenpeace denuncia que se contamina el agua de los ríos con residuos tóxicos, y exige que se respeten las leyes al respecto, a nadie se le ocurre que Greenpeace tenga que encargarse de hacer la tarea de depuración de las aguas, de llevarse a sus locales o a sus casas los residuos tóxicos y también de llevarse a las víctimas de la contaminación y darles atención médica"…

 

En esos casos, resulta claro para todos que el rol de las entidades es: denunciar esas situaciones, presentar propuestas, luchar para que se logre legislación adecuada y luego controlar que el Estado la cumpla. Ahí, no hay dudas. Sin embargo, cuando de entidades que se ocupan de la problemática de perros y gatos se trata, esas respuestas hipotéticas –de evidente irracionalidad cuando se trata de otro tipo de ONGs- aparecen como si fueran lógicas y naturales. Es decir,el solo hecho de pertenecer a una agrupación que ayuda a los animales, hace que la gente irracional deposíte en esa agrupación toda la responsabilidad por cada animal abandonado que hay en las calles, y no es así!

 

No sólo está fuera del alcance de las entidades protectoras solucionar esta situación sino que no corresponde que el ESTADO delegue en los particulares tal obligación. En primer lugar, porque es su responsabilidad ya que le compete a la sociedad en su conjunto, a la que el Estado representa. Además, porque es su interés que esta problemática se resuelva, ya que hace al cuidado de la Salud Pública (una de sus funciones indelegables) y al mejoramiento de la calidad de vida de toda la Comunidad. Sumado a eso, porque de esta manera cumple también con otra de sus funciones indelegables que es la de educar, y lo hace de la única forma efectiva: con el ejemplo y en la acción. El ESTADO debe EDUCAR con el EJEMPLO y la ACCIÓN.

 

Por último, porque sólo el ESTADO está en condiciones de hacerlo, por ser el único que dispone de todos los recursos necesarios para llevar la tarea adelante y que resulte exitosa, ya que tiene el presupuesto, el personal, la visión global; la posibilidad de realizar las acciones combinándolas con: difusión, monitoreo, legislación necesaria para estimular a la gente a esterilizar a sus animales, programas educacionales, etc.

 

No obstante, y esto lo demuestran numerosas experiencias (como la de Almirante Brown (BsAs), por ejemplo), cuando el Estado implementa las políticas correctas, siempre encuentra ONGs dispuestas a colaborar"

 

 

 

 

  •  
Hoy habia 1 visitantes (14 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=